Todos tenemos esa voz dentro, a veces la escuchamos aunque susurre, a veces aunque hable alto la ignoramos. Siempre está ahí, infatigable, amorosa y comprensiva esperando ser escuchada.
Su nombre? Alma