Puedes esperar, claro que sí, sentarte mientras piensas las respuestas a las posibles preguntas, enumeras todas y cada una de las justificaciones que consideres necesarias para demostrar que estás en lo cierto.
También puedes descansar, integrar lo sucedido y seguir viviendo en este maravilloso mundo lleno de aprendizaje.
La pregunta es simple: Qué eliges hacer?
Toma conciencia de la elección, ella será tu futuro.