La fui perdiendo en lugares extraños sin nombre,                                                                  a bocanadas pequeñas de humo,                                                                                              donde los gritos suenan a rezos que la memoria escupe.

En estaciones abandonadas de niños,                                                                                       en cada beso que no roza otros labios.

La fui perdiendo en agujas impuntuales                                                                                    que los pinceles dibujaron,                                                                                                           en páginas que el  mundo ignora;

donde los cristales desenfocan los sentimientos                                                                      que el ojo advierte.

**Todos hemos perdido algo en el camino de la vida: a una persona, la inocencia,    la fuerza de voluntad, la confianza… Lo importante es descubrir qué aprendizaje nos ha aportado esa pérdida, ya que por muy dolorosa e incomprensible que sea, encierra un hermoso y valioso regalo para tu evolución.

Te invito a descubrirlo y a agradecerlo.

~Paz López

niño en la via