EL SÍNDROME DE LA RANA HERVIDA

Los seres humanos nos adaptamos a niveles insospechados de situaciones, hábitos, comportamientos…, de la misma manera que ocurre en el ” síndrome de la rana hervida”.
Si ponemos una cazuela con agua tibia,  y metemos una rana, al principio  se siente cómoda, sólo tendría que saltar para salvarse pero se queda quieta. Se va acomodando en el agua cada vez más caliente hasta que sin darse cuenta termina hervida.
¿Qué temperatura tiene en estos momentos tu agua?
¿Cuánto calor puedes soportar todavía?
¿Qué te impide saltar?
¿Qué necesitas para saltar?

Previous

Mensaje de Babaji

Next

5 Comments

  1. Anonymous

    Acabamos saltando, por puro instinto de supervivencia,solo está en averiguar hasta cuanto y dónde ponemos los límites.
    La experiencia nos dice que la valentía,decisión, o sencillamente, la no resignación,trae recompensa.

  2. mirra

    Para saltar necesito ser consciente de q debo hacerlo.La mayoria de veces entro en un espiral y en lugar de buscar salida continuo produciendo más espiral, sin darme cuenta. Y después, confianza,¿q pasaría si hago un pequeño cambio? ser explorador y tomarse la vida cómo una aventura puede ser gratificante(o no..)
    Tú Paz, ayudas y mucho
    Un abrazo

  3. Pay

    I appreciate the good work you are doing! I’ve really enjoyed reading it. You’ve arouse me a great interest. I’ll investigate it more. Keep up doing it!

    • Paz

      Thankyou very much for your comment, I´m glad that my website had arouse you such an interest about coaching. Wellcome to this adventure!

  4. Quisiera decirle que estuve en la Ponencia taller el pasado miércoles en la facultad de ciencias de la Educacion de la Universidad Granada, y que he vuelto a leer gustosa la historia de la rana hervida.

Deja un comentario

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén