Ama y sirve a toda la humanidad.

Ayuda a cada uno.

Vive en la alegría.

Sé amable.

Sé un motor de felicidad imparable.

Ve a Dios y al bien en cada rostro.

No hay ningún santo sin pasado.

No hay ningún pecador sin futuro.

Reza por cada alma.

Si no puedes rezar por alguna,

déjala que siga su camino.

Sé original.

Sé creativo.

Atrévete, atrévete y atrévete más todavía.

No imites.

Quédate en la tierra que te es propia.

No te apoyes sobre las huellas de los demás.

Piensa por ti mismo.

Toda la perfección y todas las virtudes de la Deidad

están escondidas dentro de ti. Revélalas.

El salvador está en tu interior. Revélalo.

Deja que su gracia te emancipe.

Deja que tu vida sea la de una rosa que, en el silencio,

habla el lenguaje del perfume…

                                          Haidakhan (India)

                                 13 de febrero de 1.984