Vivimos como respiramos y respiramos como vivimos

La respiración es vida, cualquier pensamiento negativo o emoción que reprimimos, inhibe la respiración interfiriendo en el flujo natural y constante de la energía en nuestro cuerpo. Muchos de nuestros pensamientos negativos están relacionados con nuestra primera respiración fuera del útero y en los primeros años de vida. A través de la Respiración consciente y conectada movilizamos la energía facilitando la comprensión de nuestros bloqueos emocionales y la repetición de patrones de conducta que nos llevan una y otra vez a una vida insatisfactoria. Esta toma de conciencia nos ayuda a sustituirlos por otros que traigan a nuestra vida el equilibrio para vivir desde nuestra paz interior, estando en armonía, fortaleciendo y creando un alto nivel de auto-aceptación y poder personal.

Puede que llegues al Rebirthing tras leer alguna de estos beneficios y síntomas:

  • Es  un método científico a través del cual liberamos los patrones impresos en nuestra memoria celular.
  • Mejorar el color y el tono de la piel por la eliminación de células muertas, y mejora la circulación, esto hace más eficiente el transporte de nutrientes y oxígeno a las células, y por lo tanto, más eficiente la eliminación de los desechos celulares.
  • Mejorar la respiración, haciéndola más profunda y eficiente, por tanto más relajada.
  • Mejorar el drenaje linfático y reducir así la hinchazón.
  • Ayuda a reducir la fatiga muscular y dolor en las articulaciones.
  • Ayuda a dormir.
  • Mejora el sistema inmunológico y la digestión
  • Aumenta la creatividad.
  • Mejora la comunicación neuronal y relaja el sistema nervioso.
  • Disminuye la alta presión arterial.
  • Incita a adaptar una posición positiva ante la vida.
  • Facilita la toma de decisiones.
  • Ayuda a reconocer tu propia Divinidad.
  • Ayuda a estar presente aquí y ahora y a recuperar el valor de la libertad y del silencio interior
  • Colabora al abandono de la resistencia mental y facilita la aceptación de la realidad.
  • Aumenta la toma de conciencia sobre tus conflictos interiores.

Y más allá de todo esto, es RENACER, es VIVIR y es AMAR.