Saltar al contenido
Inicio » La primera mirada del amor

La primera mirada del amor

La mirada del amor
Etiquetas:

El bebé percibe las emociones de su madre, existe a través de ella. Al nacer espera, al igual que la madre, esa primera mirada del amor, los dos sueñan con su primer encuentro. Pero, ¿Qué sucede cuando ambos se están preparados para vivir esta experiencia y la madre está asustada en un quirófano? ¿Qué pasa cuando naces y mamá está dormida? ¿Cómo influye en tu vida haberte privado de ese maravilloso momento? ¿Cómo sanar esa ausencia?

La oxitocina

El nombre de oxitocina procede del griego «Oxys» y «Tokos» (ωχνξ, τoχoxξ)y significa “nacimiento rápido”. Fue acuñado en 1906 por el fisiólogo inglés Sir Henry Halet Dale al descubrir su influencia en las contracciones uterinas en el momento del parto. 

La oxitocina, es conocida comúnmente como “hormona del amor”, ya que es la responsable de impulsar el vínculo y favorecer relaciones más empáticas. Mejora la afectividad, disminuye el dolor, aumenta la excitación y el placer. 

Es producida por nuestro cerebro, concretamente en el hipotálamo, y de ahí va al corazón, quien lo bombea al resto del cuerpo. Esta hormona se produce cuando vivimos momentos agradables que nos hacen sentir bien, como un abrazo, una caricia, un beso, un orgasmo o un masaje. Y se produce tanto en el cerebro de los hombres como en el de mujeres y los demás mamíferos.

Función de la oxitocina en el trabajo del parto

La función de la oxitocina en el momento de un parto natural es favorecer que el útero se contraiga, pero también que la frecuencia de las contracciones sea  rítmica  y que haya un tiempo de pausa, para que la mamá pueda recuperarse. Junto a la oxitocina, la mujer también produce beta-endorfinas cuya función principal es disminuir el dolor. Esta ausencia de dolor le permite relajarse, e incluso adormecerse entre una contracción y otra y hacer el trabajo del parto más fácil.

Durante un parto natural, el cerebro del bebé y de la madre están impregnados de oxitocina y endorfinas. Estas hormonas les prepara a ambos para el primer encuentro y facilita la lactancia.

La mirada del amor tras el parto

Al nacer, madre e hijo se miran fijamente, se descubren, se contemplan durante un rato. Produciéndose entre ambos el flechazo, la impronta, el sello del vínculo más fuerte que tenemos los humanos. Lo que sucede en ese instante quedará grabado en el cerebro de ambos para siempre. La mamá con esa mirada de amor que tiene lugar expresa la admiración y el agradecimiento que siente por él. La visión del bebé materializado es el reflejo más hermoso de ella misma.

Y tras ese primer encuentro queda por parir la placenta. El órgano que le proporcionó nutrientes y oxígeno al bebé y se encargó de eliminar los desechos de la sangre ya ha cumplido su cometido. Para llevar a cabo esta labor, el cerebro llega a producir los niveles más altos de oxitocina.

¿Qué sucede cuando la mirada del amor no tiene lugar?

Cuando la mirada del amor no tiene lugar, puede convertirse en un impedimento para que el vínculo entre la madre y su hijo se dé. Que la química cerebral del bebé no responda de igual modo al estrés, incluso en su vida adulta. El bebé esperaba con gran deseo ese encuentro y no llevarse a cabo puede generarle pensamientos negativos respecto a la vida y a él mismo. 

En la madre, la ausencia de esa mirada, puede retrasar, e incluso bloquear, la conexión con su bebé. Puede también dar origen a una depresión postparto. Por lo que, una vez que el bebé ha nacido y esa mirada no fue posible, es conveniente trabajar la conexión. Hacerlo de manera consciente y fortalecer los lazos con su hijo. La madre pude enseñarle al bebe a mirar, mostrarle la inmensidad de su amor.

Oxitocina sintética

En lo referente a la oxitocina sintética, aplicada por vía intravenosa, destacar que no produce el vínculo del amor entre madre e hijo, de igual modo que la oxitocina natural, ya que esta no es producida por el cerebro de la madre.

Causas que pueden interferir en que se produzca la mirada del amor

Que la madre esté nerviosa o preocupada en el momento del parto, que sienta miedo, así como que sienta que no está siendo respetado su espacio, su tiempo. Que no se tienen en cuenta sus deseos de cómo quiere llevar a cavo su parto. Puede derivar en un parto prolongado y que acabe complicándose. En ocasiones, esta serie de complicaciones podrían haber sido encauzadas con un buen acompañamiento.

  • Que la mamá esté anestesiada o drogada.
  • Complicación en el parto y el bebé está siendo intervenido por el personal médico.
  • La futura mamá no haya superado su propio trauma del nacimiento.
  • La mujer no quiera conocer al bebé porque decidido darlo en adopción.

Haber sufrido abusos o violaciones, es algo que puede despertarse en el momento del parto. Bien por lo que sucede durante el mismo. Por el hecho de exponer sus partes más sagradas ante desconocidos. O que, por ejemplo, al no respetar su decisión a la hora de elegir el modo en el que quiere parir, eso puede conectarle con un abuso en el que ella no decía no verbalmente, pero sí lo grita dentro de su ser. 

Medidas que promueven la mirada del amor

Como hemos visto, existen factores diversos que pueden complicar el momento del parto. De igual modo, existen medidas que promueven un parto respetado y una primera mirada del amor exitosa. 

Que la mama se sienta acompañada de manera amorosa, comprensiva

Es fundamental tanto en el embarazo como en el parto que la madre sienta un acompañamiento amoroso y comprensivo. Existen diversos modos de acompañamiento, aparte, por supuesto, del acompañamiento de la pareja y familiares, a los que puedes tener acceso hoy en día. Cada mujer debe elegir aquel en el que se sienta más a gusto: una matrona; una doula; una amiga que ha pasado por la misma experiencia; un círculo de mujeres.

Que el bebé sea tenido en cuenta y se respeten sus tiempos

El doctor Frederick Leboyer, en 1976, en su libro Nacimiento sin violencia habló por primera vez, desde la perspectiva de la medicina, sobre la importancia de respetar al bebé en el nacimiento, de tenerlo en cuenta como protagonista de su propio nacimiento. Es él quien marca los ritmos.

Realizar un proceso de rebirthing

Un proceso de rebirthing ayuda a sanar aquellos traumas o inhibidores de la felicidad que pueden estar interfiriendo en que vivamos una vida feliz y plena. El modo en el que hemos nacido es uno de ellos, por tanto, sanar el trauma del nacimiento a través del rebirthing es una práctica recomendable.

Podríamos decir que lo óptimo es realizar un proceso de rebirthing antes de traer la nueva vida al mundo. Sin embargo, como todos sabemos, cada uno llega en el momento en el que está preparado para ello, puede ser antes, durante el embarazo o después. Sea cuando sea, renacer te ayudará a vivir los cambios vitales de tu vida de manera armoniosa, aumentará tu consciencia y la conexión contigo misma, y por ende, con tu bebé.

Que la mamá sienta que son respetados sus deseos

Que la mamá sienta que son respetados los deseos de cómo quiere que sea su parto. Así como el lugar que elige para llevarlo a cavo: en el hospital, en casa, en bañera de agua. Recordar que actualmente en España es legal dar a luz en casa y es un derecho que no todas las mujeres saben. Podéis decidir las preferencias, deseos, necesidades y expectativas de vuestro propio plan de parto y nacimiento.

Si la madre decide dar a luz en el hospital, es recomendable que visite varios, ya que existen protocolos que pueden variar, al igual que los espacios utilizados para ello porque es perfecto poder elegir el lugar donde una quiere alumbrar una nueva vida.

Que las luces y la temperatura del espacio sea agradable

Una luz tenue y temperatura cálida es lo más adecuado y agradable tanto para la madre como para el bebé, ya que él ha estado viviendo en un espacio cálido y a oscuras. 

El silencio

El silencio lo agradece tanto el bebé como la madre, que concentra en el parto su energía. Las interrupciones continuas pueden hacerle salir de ese estado de magia e intimidad en el que se encuentra.

La ropa

Poder vestir con tu propia ropa es algo que siempre hace que uno se sienta más cómodo y a gusto. ¿Por qué no iba a ser igual en estas situaciones para una mujer? Por lo tanto, Elige tu propia ropa, camisón o una camiseta ancha. A ser posible opta por tejidos de algodón o fibras naturales para el momento del parto y un pijama si prefieres para la hospitalización.

Realizar preparación al parto

Una buena preparación al parto en todos los aspectos, tanto físico, como emocional y espiritual. También te prepara, no solo para el mismo, sino para posibles inconvenientes que puedan surgir y a estar presente durante el proceso.

El cuidado personal en todos los sentidos: alimentación adecuada, higiene, ejercicio saludable, paseos, tomar el sol, descansos, dormir, lecturas que inspiren y eleven espiritualmente. Todo cuidado es poco para una futura madre que espera la magia de esa primera mirada del amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.