Saltar al contenido
Inicio » ¿Qué hay detrás de la timidez?

¿Qué hay detrás de la timidez?

  • por
El ego se esconde tras la timidez
Etiquetas:

La palabra timidez derivada del latín “timidus” que significa tener miedo, por lo tanto, ser tímido es tener miedo. Pero tener miedo ¿A qué? ¿En qué ocasiones se manifiesta? ¿Y qué tiene que ver la timidez con el ego?

¿Cuáles son las manifestaciones de la timidez?

Primero obtengamos una visión general de lo que queremos decir cuando afirmamos que alguien es tímido o cuando nos identificamos a nosotros mismos como tímidos. Existen varios síntomas inconscientes que nos muestran que estamos ante una persona tímida

  • Rubor.
  • La presencia de sudoración fría, sobre todo en las manos. 
  • Sentir que les falta de aire, tener un episodio de ansiedad.
  • Sequedad de boca, pudiendo llegar a tartamudear, incluso a quedarse sin palabras.
  • Suelen hablar en un tono bajo.
  • Taquicardia.
  • Tensión en el cuerpo, temblor, movimientos torpes.
  • No reaccionar o reaccionar agresivamente porque su soliloquio no para con el juicio, dándole una versión distorsionada de la realidad.

¿En qué situaciones se manifiesta la timidez?

En situaciones en las que el tímido siente que es más difícil tener el control de la situación. Las interacciones sociales para una persona tímida pueden convertirse en una gran hazaña. Hablar con un desconocido fuera de su zona de seguridad o alguien que considera de autoridad puede provocarle vergüenza, sudoración o nerviosismo.

¿En qué situaciones pueden desaparecer o disminuir la timidez?

Como hemos leído anteriormente, la timidez puede llegar a ser una cascada de síntomas. Pero estos no tienen por qué  darse en todos los casos y tampoco darse todos en la misma situación. Hablar con un desconocido, por ejemplo, en su propia casa, rodeado o no de personas con las que se siente a salvo, seguro. Puede que no genere el mismo grado de nerviosismo que si estuviese en una fiesta, en casa del desconocido o cualquier otro lugar que escape a su control. Es posible, incluso, que no manifieste ningún síntoma.

Características de una persona tímida

Hablar de una persona tímida, es hablar de baja autoestima, del miedo al cambio y a  todo lo que conlleva. La persona tímida tiene miedo a equivocarse, a emprender acciones nuevas y a ser juzgados o cuestionados. Esto es debido a que, su autoexigencia es tan alta que temen ser medidos con el mismo rasero.

Miden los pormenores de las acciones futuras que temen desarrollar y las comparan con el pasado. Evalúan y reviven los hechos ocurridos y las posibles variantes pasadas y futuras. Por lo tanto, les cuesta vivir en el presente y disfrutar de él.

¿Qué tiene que ver ser tímido con el ego?

Cuando una persona tímida tiene que exponerse ante situaciones en las que siente que podría desvelar que no es el personaje idealizado que ella ha creado en su mente. Es decir, cuando puede quedarse al descubierto ante otros y que estos vean cómo es en realidad. En estas situaciones emerge el miedo a resultar un fraude, el miedo al rechazo, a la burla. Y, donde hace su entrada el ego

El pensamiento de no estar a la altura de las circunstancias, debido a haber creado un personaje de perfección, es algo que hace el ego. Este pensamiento generado por el propio tímido, le genera miedo y vergüenza.

Además, el tímido también puede acabar convirtiendo la timidez en parte de su identidad. Se convierte en una parte real y útil en muchos casos. Diciendo: «soy tímido”, puede excusar la falta de exposición en situaciones que le generen vergüenza o miedo. Por lo que, no dudará en utilizar esa frase una y mil veces. 

¿Qué nos desvela la timidez?

Cuando uno mira con sinceridad lo que hay detrás de la timidez, es capaz de ver que todo eso ha sido creado por su mente. Por la valoración excesiva de uno mismo. Que son el exceso de ego y la autoexigencia los que lo han llevado a «sufrir» las consecuencias. A permanecer anclado en la inactividad, en el no exponerse, en el juicio, para con él y para con los demás. A privarse, al mismo tiempo, de descubrir su verdadero potencial, su verdadera esencia.

Miremos la timidez como un piloto luminoso que nos indica dónde trabajar, la luz que nos ilumina el camino hacia la sanación de uno mismo.

Ahora pongamos un poco de música a este artículo con la canción de Natalia Lafourcade y Gepe titulada: Timidez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.